La siempre sonriente Yvanna, en su sesión conmemorativa por su primer añito de vida.